lunes, 28 de septiembre de 2015

Trilogía Materia Oscura II: La Daga – Philip Pullman




La Daga es la segunda parte de la trilogía abierta por Luces del norte. En esta ocasión, la historia se desarrolla en tres universos diferentes: el primero, el de Luces del norte, tan similar a nuestro mundo y a la vez, tan distinto; el segundo, nuestro cosmos cotidiano, el que todos nosotros conocemos; y, finalmente, un tercer universo, nuevo y diferente, cargado de sorpresas.


  La ultima reseña que subí fue del primer libro (pincha aquí para leerla), por ende no entraré en detalles muy profundos sobre este, además no quiero hacer ultra megas spoilers por si te animas a leer la trilogía  y lo que necesitabas era saber si el segundo libro es bueno.

Te lo confirmo querido lector: es un excelente libro.




Partamos!


En este segundo libro continuamos con las aventuras de Lyra, pero esta vez no está sola, está en compañía de un nuevo personaje: Will, un chico de nuestro mundo que vive en el Oxford de nuestro mundo.
En si jamás pensé en la incursión de este nuevo personaje, ni menos en la importancia que tendría. Will es un joven de la actualidad y parte el libro con él huyendo de casa para dejar a su madre  en compañía de una vecina que le daba clases de piano.

¿Por qué haría eso?


Su padre desapareció poco después de su nacimiento, ya que él era un reconocido explorador que se encontraba en búsqueda de algo que nadie tiene muy preciso hasta el momento, dejándolo con su madre que padece de alucinaciones, por lo que él siempre la protegió y cuido, alejándose de todo el mundo para que así evitaran saber la verdad sobre ella  y lo enviaras a los servicios sociales.
Cómo comenté en un principio, él está huyendo, alguien los ha estado acosando a él y a su madre, el sospecha lo que los acosadores quieren, unos objetos relacionados con su padre, por lo que decide ir a buscar los objetos y huir con ellos para así evitar que caigan en manos  equivocadas.

Al tiempo que huye, se encuentra siguiendo a un gato… si un gato, gracias al cual se da cuenta de una ventana, de un espacio que no concuerda con el paisaje, un espacio escondido por el cual entra y pasa a otro mundo…

Lyra y Pantalaimon en el final de “La brújula dorada” (titulado The Golden Compass en inglés - Luces del norte en español)  escapa de su mundo buscando información sobre “el polvo”, lo que los lleva a un nuevo mundo, el cual parece deshabitado llevándola a instalarse en una casa abandonada, donde al menos tiene techo y no está siendo perseguida por nadie.
Aquí es donde estas dos historias se juntan, la de Lyra con su daimonion Pantalaimon y la de Will, el joven de nuestro mundo.

En si me encantó el encuentro entre ambos personajes, ambos son de distintos mundos y representan distintas épocas, hay una cita que me encantó, que es dicha por Lyra que a mi parecer es la representación de la brecha en los mundos y épocas representadas:




Cuando Lyra bajó limpia y con el cabello húmedo, comenzaron a buscar ropa para ella.
Localizaron unos grandes almacenes, cuyo género era tan vulgar como en todas partes y un tanto pasado de moda en opinión de Will, y en él encontraron una falda de cuadros y una blusa verde sin mangas con un bolsillo para Pantalaimon. Lyra se negó en redondo a ponerse unos tejanos y no creyó a Will cuando éste le contó que la mayoría de las chicas los llevaban.
—Son pantalones —adujo—, y yo soy una niña. No digas estupideces.







En si la amistad surge de manera rápida, después de todo ambos son niños, ambos tienen una meta, Lyra aprender sobre “el polvo” y Will encontrar a su padre y huir de sus perseguidores.
Para esto ambos se dirigen al Oxford de nuestro mundo, para así buscar respuestas  y ahí aparece un personaje trascendental para la trilogía y en especial para el siguiente libro: La doctora Mary Malone.
Para mi este personaje es simplemente adorable, al igual que los niños Lyra y Will, cómo que dijo dos palabras y ya me agradaba. EN si no quiero revelar mucho sobre ella,  solo les puedo decir que es un personaje con un pasado súper particular y una visión aún más particular.
Volviendo a los niños, en este “nuevo mundo deshabitado”  en realidad no está muy deshabitado, está ocupado por niños en su gran mayoría, ya que los adultos se vuelven locos gracias a unos misteriosos espectros que solo los niños pueden ver… algo muy interesante de meditar cuando ya vas en el segundo libro y te comienza a hacer tic-tac el reloj que tienes en la cabeza sobre los hechos que ocurren.
Aquí gracias a este mundo algo deshabitado aparece el nombre de segundo libro: La daga.  Una daga con una capacidad bastante especial y que elijé a su único portador, pero con un caro precio por pagar.
En este libro seguimos con nuestro querido aletiómetro, el cual tiene la capacidad de responder a las preguntas de quien sepa  interpretar su resultado, quien cómo sabemos es Lyra. Esta vez la “brújula dorada” le está indicando algo muy particular a nuestra heroína: que ayude a Will a encontrar a su padre.

Mientras que los chicos emprenden la aventura en conjunto, en el mundo de donde proviene Lyra las brujas se mueven hacia otros mundos, el señor Lee Scoresby  se dirige en  búsqueda de un sabio perdido, Lord Asriel trama algo y la Señora Coulter…  es la Señora Coulter, siempre sus intenciones son dudosas.


Te recomiendo el libro si te gusto el primero, si no has leído el primero y leíste esta reseña para ver si te interesaba, también te invito a leerlo, es una trilogía entretenida, donde cada personaje tiene un papel relevante que jugar y sufres a la par las penurias de todos, es fácil imaginarse a los personajes, es entretenido…

Spoiler:



OK…. Para los que leyeron el libro les juro que quedé blanca invierno cuando Will se convirtió en el poseedor de a daga, o sea, es un niño, a los niños no les deben cortar los dedos los escritores, es cómo si en Harry Potter le hubiesen sacado un ojo para poder conseguir la piedra de la resurrección (y eso que tuvo que meter la Snitch  en su boca)… bueno, tenía que compartir mi sentimiento de ¡Que pasa aquí!
.
oh se me olvidaba!!! lo de Lee quede aun más blanca invierno cuando lo leí, cómo que en realidad amaba su actitud de amor incondicional para Lyra ademas otra escena que me rompió mi frió corazón fue el reencuentro entre Will y su padre :CCCC

Cambio y fuera!
Hasta la Proxima reseña. 

7 comentarios:

  1. Will <3
    Amo esta trilogia, llevo tiempo queriendo hacer una re-lectura, igual empiezo ahora que Beleth ha organizado un reto jejeje
    Espero que disfrutes del último... A mi me dejó con la boca abierta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Montse! leì el tercer libro y todavía no reacciono sobre el final... o sea una parte de mi (la pesimista) lo esperaba, pero no creía que fuese asi.. :C
      besos

      Eliminar
  2. Muy interesante la trilogía, puede que la leea.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me da mucha pereza una trilogía pero igual me animo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Uixx pues no conocía sobre esta trilogía, me parece super interesante por la temática, es un poco el estilo que a veces suelo leer, aunque lo del spoiler jaja he preferido ni mirarlo jajaja , Haber cuando nos ponemos a la obra ^.^

    ResponderEliminar
  5. No la he leido, pero tu reseña me a gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar