sábado, 14 de mayo de 2016

Magnus Chase y los Dioses de Asgard. La espada del tiempo. Rick Riordan

Los dioses vikingos han despertado
Magnus Chase tiene en sus manos el secreto
que puede detener el fin del mundo.
Pero ese mismo secreto
también puede destruirle 


Los mitos vikingos son reales. Los dioses de Asgard estan preparándose para la gran guerra. Trols, gigantes y creaturas horrendas se entrenan para el Ragnarok, el fin del mundo.

Con la ayuda de Sam, una valquiria que lo odia en secreto, y del enano Blitzen y el elfo Hearthstone, ambos fugitivos, Magnus viajará por los nueve mundos en busca de la única arma que puede detener el Ragnarok: una espada legendaria perdida hace miles de años… Y en el camino tendrá que tomar la más difícil de las decisiones. Porque a veces, para salvarse, es necesario morir.







Cuando abrí el libro, amé leer esto.

Hola, espero estén bien y hoy por fin les traigo reseña.

Bueno, este libro es el primero de la trilogía de los dioses de Asgard, siendo el primero La espada del tiempo, publicado el año pasado y traído al español a principios de año (llegando por ejemplo a Chile en marzo), el segundo es El Martillo de Thor, el cual saldrá a finales de este año y el tercero todavía no sé cómo se llama. En fin, estos libros pertenecen a la súper franquicia del tío Rick Riordan (aka el hombre que me quiere dejar en la ruina), quien ahora se mete en la mitología nórdica, habiendo ya pasado por la mitología griega, romana y egipcia.
En este libro conocemos a un chico, un vago de dieciséis años llamado Magnus Chase, quien además de lucir mortalmente parecido a Kurt Cobain, vive en las calles de Boston, Massachusetts, en compañía de otros dos vagos llamados Blitzen y Heartstone. En sí, quiero partir diciendo que me encanta Hearth (Hearthstone), es demasiado tierno, él se comunica por lengua de señas y tiene una historia muy triste hacia su pasado, eso me conquistó de inmediato, me lo imaginaba como con una mirada triste, pero luchadora, no sé, me encanta la manera en que se relaciona este trio, es como una amistad fraternal-paternal.

Retomando: la vida callejera de Magnus ha forjado su personalidad, sus relatos son muy entretenidos, cosas moralmente reprochables que me sacaron carcajadas, en eso difiere de Percy, Magnus es un chico de calle, su sarcasmo es veinte veces mayor, es mucho más desconfiado del público en general, mientras Percy tiene un fuerte sentido de la moral, Magnus no tiene problema alguno con robar una billetera para poder comprar comida.
Su vida era remotamente estable en las calles hasta el día en que dos parientes que no veía hace muuucho lo comienzan a buscar y ahí todo se desmadra…Desde ese punto, el libro toma otra orientación impensada, o sea, yo esperaba lo mismo de siempre, estilo:


“Ohhh mi padre es un dios de los tres grandes-desciendo de una línea de faraones y un dios vive dentro de mí, ahora debo completar misiones para poder vivir y salvar el mundo y poder casarme, tener hijos semidioses y llegar a viejito y blah, blah, blah (que en realidad es un detalle que amo de Rick Riordan)”


Pero nop. Por un momento me enojé un poco con Rick por ese giro, era extraño, pero después me di cuenta de lo necesario que era para la trama de la historia, para la convivencia de los personajes (Les hablo en clave para no hacerles tanto spoiler), nada era lo que parecía para Magnus, por ejemplo, lo que no es un gran Spoiler que les vaya a arruinar la vida, Hearth es un elfo que quiere aprender a utilizar la magia rúnica y Blitzen es un enano con un increíble sentido del estilo, quienes además protegían Magnus.

En esta explosión en la vida de Magnus, aparece Samirah al-Abbas, una chica montada en un caballo, con una hiyab cubriendo su cabello, piel morena y una mirada penetrante. Sam como personaje me gustó mucho, me gusta esa perseverancia mezclada con toques de resignación ante sus secretos y forma de vida, como a pesar de todo se ayudan mutuamente con Magnus, Blitzen y Hearth, forman un equipo contra las adversidades. Lo que más me gustó de este personaje es que no la relacioné amorosamente con Magnus como si lo hice con Annabeth y Percy desde el primer momento en que los leí, o con Carter y Zia o Anubis y Sadie; me gusta su relación tal cual como está, odio-amor genuino (Ok, reconozco que yo uno amorosamente a cada personaje que leo en cualquier saga, pero aquí no).


Continuando, después de la explosión en la vida de Magnus, entramos a conocer su misión-no misión del estilo fuga, que es tan característica de los libros de Rick, donde además de huir de un conjunto de héroes vikingos, valkirias y seres que buscan a este pobre hijo de un dios nórdico, debe encontrar la espada de su padre, para evitar que caiga en manos equivocadas y  la cual lo ayudará a evitar el Ragnarok, encargándose de un viejo enemigo -que no estaba seguro de tener como lo es Lobo Fenrir-, y atravesando los diversos mundos, obteniendo de cada uno información para cumplir su misión.

¿Qué me mató de este libro?: los dioses nórdicos, por sobre todo Thor, o sea, para mi cabeza, Thor luce estilo películas actuales de Marvel comics, ya saben, honor, alto, musculoso y con una cabellera mejor cuidada que la mía moviéndose al son del viento…nop, no se esperen este Thor.  Eso me causo una buena ronda de carcajadas. Otro personaje que amé fue a Jack, pero eso descúbranlo ustedes, porque el sarcasmo… por los dioses, no puedo decir mas :D.

El libro de por si es entretenido, en algún momento pensé que se alargaba mucho, pero ese pensamiento se iba a medida que se sumergían en nuevas aventuras. Me en cantaron las referencias a lo demás libros de Rick Riordan, en los nombres de los capítulos mofándose de personajes de Héroes del olimpo o las constantes referencias riéndose de situaciones a lo Percy Jackson (donde los personajes no se conocen), fue bastante motivante.

Otra cosa que amé fue a Annabeth, si, era sabido que Magnus es primo de Annabeth, me costó la vida antes de comenzar a leer el libro entender de donde veía el parentesco, porque ella en la Casa de Hades (creo) comenta que tiene un tío y un primo viviendo en Boston y en Magnus Chase se dice que él es hijo de un dios (no diosa) nórdico, por lo que pensaba ¿Cómo puede ser primo de Annabeth por parte de su papa, si el padre de Magnus es un dios? Después comprendí que estaba equivocada y fue como ahhhh, no había pensado en eso. Lógicamente aquí tenemos la aparición de Annabeth en varias ocasiones.

Bueno, Rick Riordan me acaba de atrapar en otra saga de libros, por lo que mi billetera está temblando de miedo para el próximo y eso que todavía no leo The Trials of Apollo. En sí, no puedo hacer una crítica diciendo: esto se parece a Percy Jackson o pidiendo que se aleje de los mitos y escriba algo nuevo, porque como se habrán dado cuenta, todo pertenece al mismo mundo, donde convive Percy, los Kane y ahora Magnus


Si le pusiera una nota seria un 4 de 5.

2 comentarios:

  1. No lo conocía y me llama bastante.
    Genial reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Abracalibro!
      Magnus Chase al igual que los demás libros de Rick Riordan es muy entretenido y ligero de leer.
      Cuando lo leas me comentas que tal!
      Gracias por pasar por mi blog :D
      Nos leemos.

      Eliminar